sábado, 4 de marzo de 2017

GASTRONOMÍA



                 Para muchos alicantinos, hablar de Castalla es hablar de su castillo por la semejanza semántica y como no de sus deliciosos y tradicionales “Gaspatxos”.

                 En el pueblo hay un nutrido número de restaurantes que nos harán quedar satisfechos con este delicioso manjar, eso sí, no olvidéis llamar antes a reservar, sobre todo en invierno y festivos importantes, el pueblo se llena de comensales dispuestos a disfrutar de este plato típico.

                                                          Foto: Ayunt. Castalla

                Compuesto por tortas ácimas (sin levadura) desmigadas en pequeños trozos, carne abundante y variada, setas, caracoles, así como tomate y cebolla sofritos, y para darle el sabor que le caracteriza, se le añade una hierba aromática llamada “pebrella” (thymus piperella). 

                El degustar unos buenos “Gaspatxos” es todo un ritual y un placer para los paladares; primero se vierten sobre una torta de levadura cocida sobre las brasas de un horno, acompañado con un buen vino tinto y “all i oli”; para a los que aún tenga espacio, para terminar pueden servirse un trozo de la propia torta bañada en caldo y aderezarla con miel, todo junto a un vaso de tomillo silvestre.

La borreta, el arroz de montaña, arroz con conejo y los embutidos de la zona son platos característicos de este maravilloso pueblo del interior de la provincia.

Fernando Bernabeu


Web de interes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada